4 de mayo de 2007

La lluvia: Esa musa...



En Buenos Aires cuando llueve,
la lluvia es como un compás de milonga triste:
Enternece el corazón más porteño,
y en esa blandura,
permite que el puñal de la desolación te rompa el alma...
La melancolía se posa sobre los hombros de los transeúntes,
como si fueran mariposas grises,
y audita los sueños,
que sigilosos y enmarañados,
se chocan contra el cemento de las calles.
Esta ciudad brumosa es un crisol de plata caliente,
que se derrama, que se nos viene encima...
Y hasta las luces de las vidrieras molestan la mirada
en un cielo quieto como la muerte…
El sonido del agua que cae,
trae escenas errantes,
y la tristeza se agranda,
y los olores se tornan densos,
como el perfume de esa puta que dobla la esquina,
envuelta en un aluvión de soledades...

La lluvia...
esa musa que inspira...
ese soplo del alma...
ese arrebato que hostiga el corazón germinando recuerdos,
acercándolos, haciéndolos potentes,
y trayéndolos como duendes para acariciarlos…

1 de mayo de 2007

Gerardo II


¿Dónde estás? Por que no has vuelto.

Las calles están solas,
todas las puertas cerradas
y el viento sopla fuerte
silbando en los cristales.
Parece que no hay nadie,
la noche llega
y en la tarde casi oscura,
mis pasos se apresuran
buscando algún refugio
en tantas soledades.
No hay luces en las casas,
no hay luces en la calle,
no hay ruidos, no hay llantos,
la ciudad quedó oscura y callada.
El viento cesó y comenzó el silencio,
un silencio plano y afónico
como en el mundo de los muertos.
Es tarde, estoy cansado,
y sin embargo el sueño no llega.
Estoy en una plaza con plantas y con flores,
sin viento sin ruidos, sin olores.
El cielo oscuro no deja ver estrellas
y siento que mi alma
se ha quedado sola;
Por que! por que te fuiste
sin decirme nada?
sin dejar que te viese,
sin verme en tu mirada?
Sin ti no puedo proseguir
todo se nubla y todo es nada.
No brillan las estrellas,
no hay fuentes ni riachuelos,
ni voces en el puente,
ni luces en las casas,
ni flores con olores.
Todo está opaco,
siniestro , sumergido;
Y como tu no estás,
yo seguiré viviendo en este olvido.

El lugar de Gerardo: http://intentos12-gerardo.blogspot.com

Los amigos hacen regalos


Permanentemente Gerardo, alguien al que considero un compañero de ruta en este caminos de almas que llevamos, me hace regalos que no puedo dejar de publicar, porque además de hermosos, tienen una sintonía con mi latido interno.
¡Gracias Gerardo!!!!!

Un regalo de algo que nos da la vida.


Vengo del más allá de las alturas
convertido en sonido y en silencios,
desde el fondo del mar
y más allá de los planetas llego tibio
anidando en cada pecho
un lenguaje de ecos que alucinan.
Vengo de montañas escondidas
y de ríos bañados de espuma
entre sus piedras,
vengo de las noches que gimieron
encontrando los besos y los cuerpos,
de las ansias, de los sueños y de los entuertos.
Soy etéreo y furtivo,
y navego las velas que van hacia horizontes,
soy renuncia, entrega y despedida
y la herida que sangra y también que cicatriza.
Soy lejano, oscuro y tenebroso,
casi un misterio que aguarda entre las sombras
y amanece prendido entre las rosas.
Soy cercano, viviente, enardecido,
soy luz de esplendor y bienvenido,
soy alegría y tristeza,
soy barco que se aleja y barco que regresa.
Soy como el agua del río que pasa inadvertida,
amando si, mucho a las vidas
porque en ellas convivo y les trasciendo,
soy su entraña, su alma, y pensamiento,
soy luz y más luz SOY EL RECUERDO.