11 de julio de 2012

Partida


¡Ah! ¡Pobre de ti, de mí, de todos!
Constelación con ídolos de barro…
Lejos del diapasón calla la nota,
y el musical sonido se aletarga.
Quiero lavar mis lágrimas en agua,
agua de manantial recién manada,
dejar en el camino el equipaje
para marchar liviana en este viaje…
Ni recuerdos, ni culpas, ni esperanza,
corazón galopante que ha parado,
hoy desplegará sus alas de Pegaso
para unirse de nuevo al universo…
No quiero cruces, ni oraciones,
ni ceremonias vanas este día…
No quiero despedidas con tristeza,
ni innecesarios gestos de pesares.
En cambio espero de tu parte,
un sinfín de saludos optimistas,
pues el que se va contento de este mundo,
es porque lo ha vivido plenamente.