28 de mayo de 2010

Café con Lavanda

Me sabe a luz esta mañana pálida de sol...
Una quietud,
en medio del enmarañado ritmo matinal...
Un embeleso místico en un cielo acunado de holganza...
y este sensual olor a café que espera medialunas.
No hay escondites que inviten al encuentro...
las sensaciones pasan por la piel del día,
la poesía no se ausenta donde el amor descansa...
porque el amor no duerme siestas largas...
Hoy me recojo en mí misma y me deleito...
sorbo a sorbo,
este café me entibia el alma...
Un olor a lavanda me transporta
hacia un lugar de mi pasado tan querido.
Y me sube el placer a la cabeza,
me acaricia este mínimo gozo la ternura,
que embriaga mi ser de este delirio
y me arroja a la vida en alegría.

No hay comentarios: