23 de abril de 2008

Pan y Manteca




Recuerdo aquellos días…

Mi madre cantaba tangos
mientras lavaba ropa…
Su canturreo era un pasaje a la alegría,
recibimiento mágico del día…
Era como pájaro en el amanecer…
Su música traía un aire fresco
que suavemente agitaba la madreselva…
Y la fragancia envolvía el patio…

Un clima de regocijo se instalaba…

Entonces el trabajo traía contento,
se honraba el quehacer,
había gusto y gozo…
Como tomar café con leche
con pan y manteca…

1 comentario:

Sureando dijo...

Estamos en la misma sintonía.
Un abrazo