26 de agosto de 2007

Extrañándote





















Acaso la tristeza o la apatía
nos gana la partida…
Nos alejamos de los lugares conocidos,
los amigos nos extrañan,
pero…
La indiferencia prima
y la desazón nos invade…
Es tiempo de retirada…

Acá estamos los que te queremos amigo…
En este mundo de seres desconocidos,
desde lo físico,
pero infinitamente más sinceros
y reales que los de carne y hueso
que están a nuestro lado…

Porque no necesitamos
no ser nosotros,
somos genuinos…
Con nuestros más…
Con nuestros menos…

Estamos en este mundo cibernético
demostrando,
todos,
que hay mucha necesidad
de comunicación,
desde un lugar
más emotivo,
más creativo,
virtualmente espiritual…

Acá estamos querido amigo…
¿Acaso no eres un roble…
Con corazón de barrilete?

Vuelve…

7 comentarios:

LLUVIA dijo...

"Cuando un amigo se va , algo se muere en el alma"... dice Alberto Cortéz

Sabes? una vez se fue uno, que me dolió tanto que me quedé sorprendida de que personas que no conocemos fisicamente, como muy bien dices tú, lleguen a importarnos tanto.
Y es que el contacto que tenemos aquí es menos superficial que la mayoría de veces en el exterior.

Ya verás como vuelve, esto engancha
mucho.. y como aquí siempre recibimos bien a los demás sin esperar nada a cambio.. se echa en falta eso tan sincero.. ¿Cómo habría de olvidar amigos como tú?

Mi querida María Inés.. te dejo un abrazo grande y sincero. Y deseo que tu amigo esté en contacto contigo de alguna manera.. porque es verdad que " cuando el dolor es por dentro , es mas fuerte"

Besos!

LLUVIA dijo...

He estado un buen rato jugando con tu tigre " Monísimo" jejeeee Ya le he dado de comer :))))) Que tiernoooo!

Otro beso, amiga!

Juan Lucas dijo...

Soy y seré ese corazón de barrilete mi maga Circe... y no me iré nunca de este maravilloso lugar donde tuve la dicha de encontrarte... y volveré una y otra vez a ese pliegue de tu falda, donde tu me acogiste y en el cual quiero tener siempre un pequeño lugar. Y aunque a veces me ausente... siempre volveré a ti María Inés, como vuelven las cigüeñas cada año al mismo nido. Y así Circe cada vez que regrese de mis viajes a esas tierras que tengo la obligación de visitar (Ulises e Ítaca)... nuestros reencuentros serán más intensos, cada vez con más cariño, con más fuerza, con más intesidad y sinceridad; porque por muy lejos que estemos el uno del otro, por muy virtuales que seamos, creo que entre nosotros se rompió esa barrera para, aunque parezco una paradoja, convertirnos a mi en corazón de barrilete y a ti en mi amada y siempre querida Circe.
Te quiero María Inés.
Juan Lucas.

Mar dijo...

Hermosa mujer,
mi salud no me dio tiempo a darte las gracias en el blog por tu nominación.

Hube de cerrarlo (y no sé cuán larga será su pausa), nada más al saber que volvían a internarme.

Fueron otros dos días como hace unas semanas.

Pero no sé muy bien qué rumbo o senda caminaré ahora.

Más que nada en el mundo, quería darte las gracias por cada palabra recibida, que gracias a la cuenta de mi sistema de comentarios, quedan grabadas para siempre.
No sólo allí, sino también bajo los párpados.

Un beso enorme y gracias

.
Mar

El Gato dijo...

Cuando los gestos pueden más que las palabras, cuando una simple guiñada produce el milagro... cuando todo eso sucede... yo vengo hasta vos. Por aquel mate compartido que nos debemos. Porque siempre estarás ahí, porque lo se... A vos, todas las gaviotas, todas las olas y todo el azul. Gracias querida amiga... gracias.

Azul caleidoscopio dijo...

Entregas y entregas carinho y solidaridad, entiendes la esencia, el proposito de estar aqui: gracias por dar tanto, querida Ma Ines.

María Inés dijo...

Queridísima lluvia:
Los quiero tanto,
los respeto tanto,
que me emociono en este vibrar de a dos...
Y cuando pasa un tiempo sin comunicarnos las extraño enormemente...
Mis palabras no son otra cosa que vuestro reflejo...
Un gran, gran abrazo y un besote.

Y a propósito gracias por alimentar mi mascota y entretenerla un poco...
Jejeje.
María Inés

Juan, amor...
¡Qué grato reencontrarnos!
Me disculpo por mi exceso de confianza pero...
a mis amigos entrañables me gusta tratarlos muy amorosamente porque ellos son amorosos conmigo...
La distancia no hace bien, mejor escuchar quejas que los largos silencios...
Tu vuelta es una fiesta y tienes sin dudas un corazón de barrilete.
Un enorme abrazo, sincero, cálido, para que te sientas acompañado amigo querido.

María Inés

Mar, querida desmesura:
¡Qué preocupada estoy por tu salud!!!
Quisiera saber de tí, cómo sigues...
Vivimos en la misma ciudad si necesitas de mí, pídemelo y allí estaré...
Un abrazo gigante y un gran beso amiga querida.

María Inés

Gato Gabriel:
Te he dado hilo para que regreses al fogón de los amigos...
Entre nosotros...
Pares...
Que nos identificamos en tantas cosas, la conversación no debe cesar...
¡Aguante el verbo!!!
Y a ver cuando nso tomamos esos matecitos...
Aunque...
Mi espíritu lúdico me ha permitido saborearlos.
Un abrazo amigo...
María Inés

Azul:
Mujer maravillosa, hada que tejes palabras con artesanos modos, te quiero mucho y gracias por tus comentarios...
Soy humildemente el reflejo de tanta maravilla humana que me rodea...
María Inés